Obras y comentarios

COMENTARIOS

Cristina
Sobre posar desnuda "Una experiencia de libertad, de juego, de atrevimiento, de descubrimiento. Una manera de conocerme y reconocerme desde un lugar con menos prejuicios. Un desvelamiento de la belleza que todas y todos llevamos, por dentro y por fuera. Un encuentro con la serenidad y la franqueza de ser, simplemente, yo misma." Sobre Fred "Un magnífico acompañante para una aventura tan especial, con una forma de trabajar espontánea y a la vez muy cuidadosa, y con una mirada atenta que siempre sabe descubrir la belleza de lo que lo rodea."
Ines
- A veces, durante el embarazo, entras en una espiral de búsqueda de información, de pruebas médicas, de compras y preparativos que, de repente, te topas con los 8 meses, a punto de parir y te dices ¿ya, tan pronto? Nos metemos en esa espiral que nos olvidamos de disfrutarnos un poquito y conectar con lo que se esta creando dentro de nuestro ser Si quieres vivir un instante de conexión con tu hijo/a, experimentar un momento íntimo, único, de amar tu cuerpo con sus nuevas formas como fuente de vida y llevarte un recuerdo inolvidable e inborrable para toda la vida ... Dejate plasmar por Fred, el crea ese momento y te lo da como regalo reflejando esa etapa tan hermosa que es el embarazo en sus pinturas. Recomendado sin duda alguna-
Anjélica
Posar para Fred ha sido una experiencia divertida e interesante con un bello resultado. Fred consiguió crear un ambiente acogedor y distendido que invitaba a soltarse y dejarse llevar por la música y las emociones del momento... Consiguió que me sintiera muy cómoda y que disfrutara de todo el proceso de creación que realizó, durante el que surgieron poses y movimientos de manera muy libre y natural, que él se ocupó de ir reflejando siempre cuidando de que me sintiera cómoda y relajada. Recomiendo esta experiencia que para mí estuvo repleta de momentos agradables y creativos. ¡Muchas gracias, Fred!
Pilar
La ceremonia más terapéutica de mi vida. Encontré a Frédéric, por arte de magia, en un recital de poesía de Baudelaire, luego supe que además de actor, era pintor y que trabajaba el arte del desnudo. Pensé que en este momento vital, en el que mi ser me pedía a gritos un reencuentro con mi cuerpo, sería una estupenda terapia que él me retratase. Me movía entre el pudor, paralizante, y la curiosidad, intrépida. ¿Cómo sería mi imagen ante la mirada de otro? No de cualquier otro, sino de alguien con la habilidad de captar la presencia y considerarla un arte. Seguro que no me hubiese expuesto si no hubiera percibido esa sensibilidad en sus obras. Quedé con él en su estudio, y nada más llegar sentí el calor de la acogida del otro y la mirada curiosa del artista buscando su obra entre la imagen y los afectos que proyectan los pliegues de mi cuerpo. Con un ambiente de respeto absoluto, desde la distancia y la cercanía, sus ojos vieron en mí los sentimientos que fluyeron a lo largo de la sesión, más allá del cuerpo, que está perfectamente delimitado, presente y definido en sus obras, de ahí su hermosura; sus manos ejecutaron a la perfección esas emociones. Su labor me ha ayudado a reconciliarme con mi cuerpo, a quererlo, a sacudir miedos y a llenarme de compasión hacia mí misma. He experimentado que es el lugar donde se alojan mis emociones y mi vida entera: memoria, luchas, éxitos, fracasos, mi experiencia vital está ligada a ese templo, como el cuerpo de cualquiera. Su arte hace visible la emoción de las expresiones en su trazo. Como resultado de la sesión además de la maravillosa obra, resultado de su trabajo, me llevo una de las mayores experiencias de mi vida: la sensación de haber participado en una sesión de conexión conmigo misma. Un matrimonio entre mi cuerpo y mis emociones. El oficiante de la ceremonia ha sido Frédéric Armspach a través de sus pinceles. Tendré, y tendrá mi familia, para siempre, plasmado y presente en un cuadro, lo que soy y lo que siento, gracias a su pincel: maestro, sensible y preciso. El mejor regalo que me he hecho. Gracias de corazón Frédéric. Disfrutarán, si se atreven, es liberador y sanador a partes iguales.
Harriet
Posing as a life drawing model was something I had been considering for a while, the idea had always appealed; I just needed to find the right context and approach. Fred was running a life drawing group in Granada, Spain, at the time when I was studying there as part of my degree at a British university. I enquired about the possibility of modelling for the class one week, as I became to feel quite comfortable amongst the group. Fred offered me the opportunity to first try some modelling at his studio, before posing in front of the larger group of artists. I loved the experience as it made me feel so great about myself! Standing in front of another person or a group of people, whilst they observe and study you is an amazing feeling! Your body is yours, it belongs to no one but you. Exposing yourself to others, but being able to own the space you are in and the actions you carry out, is very empowering. It allows you to let go of whatever it was that was bothering you at the time, accept any flaws you think you may have, and embrace the fact that now and always, you will be and will have been a piece of art. Fred works very closely with abstract ideas, nothing is straightforward and both as an artist and a teacher he adapted his style and strategies constantly. The thing that most appealed to me about Fred’s work were the colours he chooses to paint and the style he paints in. He uses his intuition to figure out exactly what colours are best for each situation and each model, as well as the approach he uses for painting them. I am extremely pleased with the pieces Fred painted for me! They reflect different aspects of myself that both him and I picked up on. The experience was very relaxing and we discussed the use of colours, the atmosphere and the poses that we thought would be best throughout the session. Thank you! Harriet.

 

> Ver todos los comentarios <

 

2 comments

Comments are closed.